psicóloga forense barcelona

Detrás de toda profesional hay una historia y ésta es la mía...


PSICÓLOGA FORENSE

Colegiada por el Colegio Oficial de Psicología de Catalunya. Nº 24812

Grado en Psicología por la Universitat Autònoma de Barcelona.

Máster en Psicología Forense por el Instituto Superior de Estudios Psicológicos, ISEP.

Máster en Neuropsicología Forense por el Instituto Superior de Estudios Psicológicos, ISEP.

perito psicológico

Ningún comienzo es fácil. Como todo el mundo, también me he encontrado baches en el camino, pero si me preguntas, nunca me he rendido. ¿Por qué? Porque todo el esfuerzo  que he hecho merece la pena para ofrecerte ahora todo lo que sé. 


En mi trabajo siempre están presentes mis valores: honestidad, integridad y respeto. 

 

Estas máximas son mis guías, tanto en mi vida personal como cuando ejerzo como psicóloga y perito. Los que me conocen dicen que soy una persona cercana, transparente y natural, ¡y eso no cambia cuando trabajo!  

evaluación pericial

Para mí, la psicología forense es una herramienta para hacer justicia y para crear un impacto positivo en la vida de las personas


Siempre me ha interesado comprender el comportamiento de las personas, sin cambiarlo. La psicología forense me permite justo eso: observar, evaluar, medir y sacar conclusiones útiles para mis clientes.
   
Con estos objetivos en mente, elaboro informes periciales que ayudan a una acción eficiente de la justicia y a encontrar la mejor solución para los implicados en un proceso judicial.

Creo en la importancia de un peritaje de calidad y en la utilidad de una evaluación psicológica rigurosa para encontrar las mejores opciones para mis clientes. 

De dónde vengo...

Me crié en la montaña, fui una niña que disfrutó de la naturaleza y ahora no hay nada que me recargue más que volver a ella; rodearme de verde y prestar atención a lo que escucho, a lo que huelo...

Mi primer contacto con la enfermedad mental fue a través de mi otra pasión, la fotografía. Hice un trabajo fotográfico sobre personas diagnosticadas con trastornos mentales graves. Fue una experiencia intensa que despertó en mí la vocación por la psicología que hoy me define. 

De esa otra faceta artística de mi formación, me queda la docencia, en la actualidad soy profesora y me encanta combinarlo con mi labor como perito.

Lo que me orientó hacia la psicología forense fue mi experiencia como voluntaria en centros penitenciarios. Como el derecho, la psicología también trabaja por y para las personas, así que especializarme en una disciplina que aúna ambos campos me pareció el medio perfecto para conseguir mi propósito: 

Aportar información, apoyo y herramientas para resolver problemas y afrontar situaciones difíciles en el ámbito judicial. 


Tengo muchas fuentes de inspiración, pero hoy, cada vez que empiezo la evaluación de un caso, me digo a mi misma:

 “Nuestro principal propósito en esta vida es ayudar a otros. Y si no se les puede ayudar, al menos no hacerles daño”. - Dalai Lama 

psicología forense